Entrevistas

Agustín Vernice: "Sueño con los Juegos Olímpicos"

El palista hizo historia en 2017 al consagrarse campeón en el Mundial de Canotaje sub-23. Su próximo objetivo es llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y para eso se prepara fuertemente.

El día esta soleado y sopla bastante viento en la Pista Nacional de Remo y Canotaje de Tigre, provincia de Buenos Aires. El palista Agustín Vernice viene de entrenar en el lago del Club Nordelta, pero por causa del viento tuvo que finalizar el entrenamiento en el agua y trasladarse al gimnasio de la Pista Nacional para hacer un poco de ejercicio en el ergómetro (simulador de remo).
El año pasado, el olavarriense de 22 años se consagró campeón del K1 1000 en el Mundial de canotaje sub 23 de Pitesti, Rumania, donde también se colgó la medalla de bronce en el K1 500.

Comenzó a practicar canotaje a los 12 años. "Iba como cualquier chico al Club Estudiantes de Olavarría, en ese momento practicaba rugby. Iba todos los veranos al club, pasaba las tardes en la pileta y un día me encontré con la actividad, me dieron ganas de probar, de subirme a un bote", comenta. Y confiesa que "con la plata que le daba su mamá para la merienda" alquilaba un kayak y se la pasaba en el agua.

"Con la plata que me daba mi mamá para la merienda me alquilaba un kayak".

Diez años después de subirse por primera vez a un bote, el palista de la Selección se dedica de lleno al deporte: "Entrenamos tres/cuatro turnos por día, de 8 a 12 del mediodía y de 5 a 7 de la tarde, un poquito más también", relata. Si bien tiene días que esta más cansado que otros, cuando esta en el agua tiene la sensación de que "se le olvidan todos los problemas o cosas", porque esta pensando solamente en lo que esta haciendo.

El aspecto psicológico juega un papel importante en la preparación deportiva de alto rendimiento. "Eso depende mucho de cada deportista. En mi caso trato de no dramatizar todo, de pensar que simplemente es un deporte, que deportistas hay un montón y tratar de estar tranquilo con eso", asegura.  "Lo hago porque me gusta a mí. En ese sentido es hasta cierto punto egoísta, lo que puedan decir los otros no me interesa, así que eso me permite estar tranquilo siempre que tengo que competir y el desafío siempre es tratar de hacer las cosas lo mejor posible bajo presión", comenta.


Vernice forma parte de la Selección y además de competir en el Mundial sub 23, también lo hizo en el Mundial senior 2017 de Racice, República Checa, donde tuvo una destacada actuación al quedar séptimo en la Final A del K1 1000.

"Estar en la Selección y representar a mi país es un verdadero orgullo. La verdad que es lo que soñé de chico", admite. Y se anima a decir que las cosas se dieron "mejor que lo soñado". A pesar de sus 22 años de edad, ya es un referente para los más chicos que practican su deporte. "Que te pregunten cosas, sientan que sos referente para ellos, para mi es una de las cosas más lindas que me ha dado el deporte", dice orgulloso.

"Que los chicos te pregunten cosas, sientan que sos referente para ellos, para mi es una de las cosas más lindas que me ha dado el deporte".


El palista esta becado por el Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y  "por suerte se puede dedicar 100% al canotaje". "Yo lo disfruto un montón, no me cuesta ir a entrenar, no me cuesta levantarme", agrega.

El año pasado se consagró campeón en la prueba K1 1000 del Mundial sub 23 de Pitesti, Rumania, e hizo historia para el canotaje argentino al ser primero en obtener el título en ese torneo. "En cuanto a ser el primero o no, sinceramente no me puse a pensar demasiado. Otros deportistas tuvieron grandes resultados como Javier y Miguel Correa, Rubén Rézola, Daniel Dal Bo, y un montón más; han tenido resultados recontra meritorios. A mi me tocó ganar un Campeonato Mundial en la categoría sub 23, pero no creo que sea más de lo que ya se ha hecho. En ese sentido no me gustaría que se me vayan los pies de la Tierra por pensar en eso", dice seguro.

Al momento de cruzar la línea de llegada en la Final A y enterarse que era el primero, cuenta que tuvo "una sensación inexplicable, de estar viviendo un sueño, de felicidad plena". Vernice esta convencido de que cuando se trabaja duro "las cosas pueden llegar"  y así lo demostró al subirse al podio más importante de su carrera.

"No me gustaría que se me vayan los pies de la Tierra".


Entre sus próximos objetivos deportivos, asegura que "todo gira en torno a Tokio 2020" y que "sueña con los Juegos Olímpicos". Pero en el camino hacia su gran sueño tiene otros compromisos importantes, como Mundial de este año en Portugal, los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y el Mundial del año que viene, que es clasificatorio a los Juegos Olímpicos.

En los momentos en que las cosas no le salen de la mejor manera o como las había planeado, Agustín confiesa que trata de "pensar todo el tiempo en qué es lo que quiere hacer" y que "lo quiere hacer de la mejor forma", para reducir el margen de error lo máximo posible. "Lo que me motiva es pensar que estoy haciendo lo que me gusta y que tengo esta oportunidad ahora para lograr las cosas, entonces no las puedo desaprovechar", dice convencido.

 

"Lo que me motiva es pensar que estoy haciendo lo que me gusta".


Con respecto al canotaje argentino en general, el campeón mundial opina: "Hoy en día creo que estamos muy bien, estamos subiendo escalones, se esta mejorando mucho, el equipo es muy competitivo". Y agrega: "Si te relajas cualquiera te puede ganar, eso es algo muy bueno, que haya muchas personas de buen nivel".

Al momento de describirse a sí mismo como deportista, piensa, hace un silencio, y confiesa: "Con esa pregunta me complicas un poco" (se ríe). Pero se anima y expresa: "Creo que soy bastante perseverante y me gusta mejorar, soy muy ambicioso. Creo que ambicioso es la palabra", finaliza el campeón mundial sub 23 de canotaje.



Multimedia

Perfiles

Artículos relacionados