Entrevistas

Juan De La Fuente: “El capitán no es el mejor jugador del equipo”

El capitán de la selección masculina de básquet 3x3 lidera la puesta a punto de un grupo que sueña con ganar y disfrutar una cita histórica

Los Juegos Olímpicos de la Juventud son, en muchos aspectos, un proyecto innovador para el Comité Olímpico Internaciona (COI). Desde su creación en el año 2007 los máximos dirigentes del deporte mundial han buscado realizar un evento capaz de atraer a las nuevas generaciones en una prominente era digital, marcada por el uso de las redes sociales. Las lógicas de consumo de los jóvenes no son las mismas que en la década pasada y los diferentes deportes, jaqueados por la televisión y los sponsors, deben someterse a cambios para subsistir.

El básquet es uno de los deportes que se presenta desde la primera edición (Singapur 2010) con una variante: el 3x3. Una alternativa con menos jugadores, más dinámica, con menos tiempo de juego y, lo que más le importa al COI, más económica. Se trata de una adaptación impulsada por la Federación Internacional de Básquetbol (FIBA) que consiste en partidos disputados en media cancha, con 10 minutos de duración (o al llegar un equipo a los 21 puntos), 12 segundos de posesión, 3 jugadores y sólo un suplente por lado. El vértigo de la disciplina lo da el constante ritmo de juego: sólo se detiene por tiempos muertos (1 por equipo) o faltas; cada vez que un equipo encesta, el otro pone la pelota en juego inmediatamente para anotar. Juan De La Fuente, el capitán de la selección juvenil de 3x3, lo sabe: “Son dos estilos de juego completamente distintos. Uno mucho más dinámico, otro más táctico. En uno te cansás más y es más corto, en otro hay cambios, hay entrenador, entretiempo…”, advierte.

Argentina ha desarrollado, como en la mayoría de los deportes partícipes de Buenos Aires 2018, un proyecto amplio para contar con representantes nacionales de nivel mundial. En el caso del equipo masculino, Juan Gatti entrena a un grupo que obtuvo la medalla de plata en los Juegos Sudamericanos de la Juventud de Santiago 2017 y en los Sudamericanos de Cochabamba 2018, frente a rivales de categoría absoluta.

Juan respira básquet desde niño: es hijo de Esteban De La Fuente, dos veces olímpico con la Selección Argentina. Hoy se abre paso en las selecciones juveniles (también integra la selección 5x5) y es el capitán del grupo que representará al país en Buenos Aires 2018. Aún no está definido quiénes lo acompañarán, pero, si los compromisos en el extranjero lo permiten, Leandro Bolmaro (flamante incorporación del Barcelona) y Juan Hierrezuelo pican en punta para formar parte del cuarteto. En la última convocatoria también estuvieron presentes Julián Eydallín, Juan Cruz Marini, Fausto Ruesga y Martín Flores.


¿Qué virtud creés que tenés para jugar al 3x3?

En ciertos aspectos mi juego favorece al estilo, porque capaz que puedo aguantar más físicamente. El roce lo aguanto desde chico, por la forma de jugar que tenía. Yo creo que es una de las principales cosas que tenés que tener para jugar este deporte porque es un deporte con mucho contacto, hay muchos golpes, muchos choques y si no aguantás desde ese punto de vista es complicado.

¿Creés que la aventura del 3x3 en tu carrera va a terminar en los Juegos o que va a seguir?

Yo creo que es un comienzo. Hablé mucho tiempo con gente que conoce el 3x3 y en tiempos de pretemporada y de vacaciones te podés inscribir en los tours y hay buenos premios, conocés los lugares, podés jugar en tu tiempo libre… A mí me gusta bastante, si te soy sincero

¿Qué importancia tiene Juan Gatti en todo este proceso?

Lo conocí el año pasado, cuando me contactó para avisarme que iba a estar citado para los Juegos Sudamericanos de la Juventud de Chile. Yo sabía que él había sido técnico en Peñarol pero yo era chico y no lo conocía, no tuve la oportunidad. Es un entrenador y una persona completamente sincera, que dice las cosas de frente. A mi me ayudó mucho. Me ayudó a ganar confianza en mi juego, en mi mismo, y quieras o no, la capitanía que tengo el día de hoy en el equipo se generó por un buen vínculo que tuvimos desde el primer día. Estoy más que agradecido con él.


¿Por qué pensás que te eligió como capitán?

Yo creo muchas veces que el capitán no es el mejor jugador del equipo, sino el que puede estar ahí para los compañeros en cualquier momento, que afuera y dentro de la cancha puede ser como un entrenador, porque en el 3x3 en los partidos no hay entrenador, mira desde la tribuna y puede ser sancionado si da indicaciones. Creo que aunque sea un equipo corto, de cuatro jugadores, está bien tener uno que sea el de confianza, que puedas confiar en que él va a pedir un minuto y hacer una jugada. Quizás un jugador que es nuevo no tiene esa confianza. No es algo que se obtiene solo, te la tienen que dar, te la tenés que ganar. Es mi primer experiencia como capitán de la selección argentina. Me sirve mucho para crecer y espero que así sea para futuro.

¿Como creés que afecta la localía en esta disciplina?

Creo que va a estar lindo. Es el primer torneo que nos toca jugar en casa con la selección, por lo menos en lo individual. Lo espero con muchas ansias, con mucha expectativa de ver a mi familia y a mis amigos apoyando. Creo que la gente va a hacer ruido por nosotros y está bueno. Nos tocó ir a jugar contra locales en Chile y se siente la verdad. Es una cancha chiquita, es media cancha, y llena de gente alrededor se siente, es la realidad.

Por: Yannick Zaputovich

Multimedia

Perfiles