Notas

Llegaron las primeras medallas para Argentina

Llegaron las primeras medallas para Argentina

En el tercer día de los Juegos Olímpicos de la Juventud, Argentina ganó sus dos primeras medallas, en remo y natación.

El primer podio argentino llegó por el lado del remo: Felipe Modarelli y Tomás Herrera se colgaron la medalla de bronce en el Dos sin timonel.
En la pista de 500 metros ubicada en Puerto Madero (dentro del Parque Urbano) los chicos corrieron la Final A y llegaron terceros (con un tiempo de 1m30s97), por detrás de Italia y Rumania. La regata fue peleada hasta los últimos metros, tanto así que la diferencia de tiempo entre las tres embarcaciones fue de menos de un segundo

El camino hacia el podio de los argentinos comenzó el domingo, cuando corrieron la primera ronda que tuvo un formato particular: una regata de 900 metros, en donde debían recorrer 450 metros, dar la vuelta y remar otros 450 más. En esa instancia llegaron segundos en su heat (con 3m20s37). El lunes fue el turno de las ronda 2 y 3, cuya distancia pasó a ser de 500 metros rectos. Felipe y "Tucu" llegaron primeros en su heat en ambas regatas (con tiempos de 1m35s80 y 1m34s52, respectivamente) y clasificaron a la semifinal A/B.
El martes era el día clave, el día que cerraba un ciclo que empezó hace cuatro años, el objetivo de estos dos jóvenes remeros. Corrieron la semifinal A/B, llegaron segundos (con 1m30s68) y clasificaron a la Final A, en busca de la medalla tan ansiada. 

Luego de la competencia, los chicos hablaron con Argentina Dorada: "Estamos muy felices de que nuestro mejor rendimiento haya culminado con una medalla", dijo Tomás. 
"Estamos muy agradecidos con la gente que se acercó, sin saber lo que es el remo, y se puso a gritar por nosotros", agregó Felipe.

El entrenador Martín Cambareri también hizo su balance: "La medalla de bronce significa un crecimiento para el remo argentino. Una medalla de este nivel para nosotros es fundamental", dijo emocionado.



La segunda presea del día fue para la nadadora Delfina Pignatiello, quien se colgó la plateada en los 800 metros libre. La campeona mundial juvenil llegaba a los Juegos como una de las grandes candidatas al podio y no defraudó. Delfina se mantuvo durante toda casi toda la carrera en el segundo puesto y la terminó con un tiempo de 8m32s42, por detrás de la húngara Ajna Kesely, con una diferencia de apenas 4s82. 
La joven de 18 años, muy emocionada le dedicó la medalla a su abuela, quien falleció hace pocos días. "Estoy muy contenta, fue un año muy duro de entrenamiento", dijo la medallista tras el podio.

En la misma final estuvo su compañera Delfina Dini, quien terminó cuarta (con un tiempo de 8m43s71), a menos de ocho segundos del podio, haciendo una gran carrera.

Multimedia

Artículos relacionados